iglesia-san-andres-cracovia-polonia

El interior de la iglesia San Andrés

castillo-wawel-cracovia-polonia

El pintoresco castillo de Cracovia

Ruta de dos días por Cracovia

Cuatro días no son suficientes para conocer un país pero son perfectos para una primera toma de contacto. Así nos conocimos Polonia y yo. Tenía la imperiosa necesidad de conocer Cracovia, una espinita clavada desde hacía tiempo, así que en un principio, me centraría en descubrir esta ciudad.
El tiempo me recibió nublado pero la verdad es que no importó ya que nada más llegar aquella mañana fue amor a primera vista. Me alojaría en el albergue Shinshkin Art Hostel a unos minutos a pie del centro: sencillo, limpio, confortable y con un precio de 5 euros la noche (con desayuno incluido). ¿¿¿Qué más puedes pedir??? Además nada más entrar en el dormitorio supe que estaría a salvo ya que compartiría habitación con tres militares polacos que estaban de permiso, jejeje.

centro-historico-cracovia-polonia

El centro histórico de Cracovia

Visita al Castillo Wawel

Tras dejar mi maleta, me fui directa al ataque en dirección a Wawel, la colina dónde se encuentra el famoso Castillo de Cracovia. Antes de adentrarme en el museo, me detuve un momento en la Iglesia de San Andrés que me sorprendió con su interior extremadamente rococó.

dragon-castillo-cracovia-polonia

El dragón escupe fuegos

Al llegar a la colina Wawel entiendes su fama: la ubicación es idílica y el castillo por fuera parece de cuento de hadas: las vistas sobre el río Vístula, la hiedra trepando por sus paredes…¡pero, sobre todo, un popurrí de colores y estilos arquitectónicos que me dejó boquiabierta! El interior de la Catedral (que puede visitarse gratuitamente) también merece la pena: aunque su arquitectura gótica, su interior ha sido delicadamente decorado durante el Renacimiento. También decidí visitar el interior del Castillo (sólo pude visitar las State Rooms ya que las entrada para los Apartamentos privados estaban agotadas) y me decepcionó bastante.  Quizás sea por ya haber visto muchos otros palacios europeos más suntuosos…

Otro de los reclamos del castillo es visitar la cueva del Dragón. La leyenda cuenta que debajo del castillo vivía uno. No dejan de ser unas simples cuevas, nada más, pero a su salida encontraréis una divertida estatua construida en su honor que echa fuego por la boca cada cinco minutos. 😉

centro-cracovia-polonia

¿A quién no le va a gustar Cracovia con edificios tan adorables?

plaza-mercado-cracovia-polonia

El bullicio de la plaza del mercado

El Centro histórico de Cracovia

Ya que los precios en Polonia son muchísimo más bajos con respeto a España, pude darme el “capricho” de comer unos deliciosos pierogi en el restaurante del museo y así, no perder el tiempo para empezar a atacar el centro histórico de la ciudad por la tarde. Si Praga me había parecido demasiado de postal, a pesar de que Cracovia tiene un estilo parecido y muy cuidado por su gran potencial turístico, me pareció una ciudad mucho más llena de vida. Cada rincón me pareció adorable y con carácter así que me fui perdiendo en medio de la multitud de turistas hasta llegar a otro de los más importantes lugares turísticos de Cracovia: la plaza Rynek we Wrocławiu, es decir, la plaza del Mercado. ¡Qué ambientazo! Esta enorme plaza medieval y peatonal me pareció sublime con edificios a cuál más impresionantes rodeándola: el Ayuntamiento, el Mercado de los Paños, la iglesia de San Adalberto, la impresionante basílica de Santa María (no dejéis de entrar en ella porque su interior es espectacular).  Desde la torre de esta última, toca un trompetista cada hora entonando una canción bruscamente interrumpida en recuerdo del trompetista asesinado mientras avisaba de la invasión de la ciudad. La plaza estaba a rebosar de puestos ambulantes con comida así que qué mejor restaurante al aire libre para cenar. 🙂

plaza-heroes-ghetto-cracovia-polonia

De camino a la fábrica de Schindler, uno se encuentra con la plaza de los héroes del ghetto… lleno de sillas vacías

kazimierz-cracovia-polonia

El barrio de Kazimierz reinventándose

Cracovia bajo la ocupación nazi: el barrio judío

Durante mi segundo día en la ciudad me centraría en su lado más “oscuro” : la ocupación nazi.
Mi recorrido empezaría con el barrio de Kazimierz, el barrio judío de Cracovia. Era domingo y como yo no había salido de marcha el día anterior tras mi primer día agotador, recorrí sola el barrio vacío. Me impresionó mucho porque parecía que allí se había detenido el tiempo. Estoy convencida de que si pasase alguna de mis fotografías a blanco y negro podrían parecer de 1939, jejeje. Hoy en día, el barrio se ha reinvitando, tiene un estilo de lo más bohemio que personalmente me enamoró (luego me enteraría que por las noches es uno de los barrios más cools para salir en Cracovia. Queda pendiente para otra ;))

Después de recorrer el barrio, crucé el río para dirigirme al barrio de Porgorze, más apartado, dónde se encuentran varios museos, entre los cuales el Museo de la Ocupación, ubicado en la antigua fábrica de Oskar Schindler, inmortalizado por la famosa película de Spielberg. A pesar de que había llegado temprano, el tiempo no me llegó a nada en este museo (casi dos horas y media). Me resultó extremadamente interesante, muy entretenido e interactivo (no sólo habla de Schindler sino de cómo se vivió la ocupación hitleriana).

Como podéis ver, dos días en Cracovia pasan volando y eso que, en un principio, sobre el mapa la ciudad parecía pequeña…

barrio-judio-cracovia-polonia

Imágenes del pasado en el barrio judío

 

Deja un comentario