PREÁMBULO SOBRE CÓMO PREPARAR UNA MALETA

como-preparar-maleta-viaje

Un modelito para cada día

1º – Planea qué modelitos te vas a poner antes de hacer la maleta

Un modelito por día teniendo en cuenta que puedes repetir pantalones (para un viaje de una semana con llevar un pantalón cómodo y otro de recambio es suficiente – lo mismo con el calzado).

2º – Piensa en prendas que puedan sobreponerse

Si no tienes muy claro qué tiempo va a hacer usa la técnica “capas de cebolla”y sobre todo elige tus prendas molonas que menos abulten.

3º – Ponte la ropa que más abulte durante el viaje

4º -¡Viva las muestras gratuitas!

Si eres una asidua a las revistas de moda, al fin ha llegado ese momento tan esperado en el que probarás todas aquellas muestras que hayas recopilado durante hace meses (perfectas para viajar ya que nunca superarán los malditos 100ml). Sólo tendrás que acordarte de meterlo todo en una bolsa de aseo transparente o si eres muy lowcost, como yo, en una bolsa de plástico transparente con cierre hermético de los chinos.

HACIENDO LA MALETA

como-preparar-maleta-zapatos

Zapatos aplastados

1º – Calzado

Todo el mundo se acuerda de meter el calzado en una bolsita para no manchar el resto de la ropa pero ¡ojo! cierra la bolsa tras haber encajado correctamente los zapatos en el fondo de la maleta. Si simplemente cierras la bolsa, es muy probable que no encajen bien y abulten. Lo ideal es aplastar la parte de arriba del calzado contra el fondo la maleta y dejar las suelas planas (digamos que le sacas el aire al zapato, lo aplanas totalmente) y luego ya cierra la bolsa cuando estén bien colocados. Como dijimos antes… El calzado que más abulte…llévalo puesto!

2º – ¡Empieza la lasaña de ropa!

Extiende al máximo tus prendas de ropa pero al mismo tiempo todo tiene que encajar como un Tetris. Si empiezas a colocar una prenda con el cuelo y las mangas hacia la derecha (porque algo sí tendrás que doblar siempre), la siguiente capa irá en el sentido contrario (el cuelo y las mangas a la izquierda). Así consigues nivelar y la ropa no quedará tan arrugada. Si ya planificaste los modelitos, coloca primero los que te pondrás los primeros días y los de de los últimos días irán a la punta de abajo de la maleta.

3º – ¡Cosas frágiles en el medio!

Cuando vayas por la mitad de una de las mitades de tu maleta toca colocar las cosas frágiles, como la cámara por ejemplo. Así tus prendas amortiguarán los golpes. Cuando vuelo con compañías Low Cost, al ser la maleta tan pequeña, no me cabe la funda así que protejo la cámara con mi ropa.

¡Ojo! Coloca la bolsa de aseo a mano por si tienes que sacarla durante los odiosos controles de seguridad para no tener que desmontar toda la maleta.

como-preparar-maleta-cosas-fragiles

Cosas frágiles entre calcetines

4º – ¡A rellenar huecos!

Toca colocar las últimas capas de ropa pero al haber colocado los “objetos frágiles”, nuestra lasaña se volverá irregular así que tocará empezar a rellenar huecos con cosas pequeñas y moldeables: la ropa interior, calcetines, etc.

Las últimas capas serán preferiblemente pijamas o quizás toallas (de microfibra o un toallón de niños), las primeras cosas que probablemente necesitaremos a nuestra llegada.

¡A VIAJAR!

maletita-rosa-viajes

Mi maletita rosa

¡Sólo un bulto!

Chicas, recordad que también tiene que quedar un hueco para el bolso porque ahora sólo está permitido un único bulto. Pensad en viajar con vuestro bolso más blandito, plano, sin hebillas…

Preferentemente intento llenar sólo un lado de la maleta y dejar más vacío el otro lado de la maleta: lo usaré para tirar la ropa sucia. Con la ropa sucia, utilizo la técnica de los rollitos porque tendremos haremos más espacio en la maleta, son más moldeables así que perfecto para luego proteger los regalos.

Creo que el principal error es la falta de planificación y en valorar qué necesitamos realmente. Es muy frecuente llevar toneladas de cosas que no utilizamos luego. No  se necesita tanto para sobrevivir y en el peor de los casos… Recordad, ¡siempre habrá tiendas allí dónde vayáis!

 

A estas alturas, las cosas que os voy a contar me parecen más que obvias, sin embargo, todos mis conocidos siempre parecen estar obsesionados con la preparación de sus maletas… Yo es que soy de viajar ligera de equipaje (siempre se puede comprar allí dónde estés) 😉

A raíz del escándalo con los empleados de Alitalia os expongo las conclusiones a las que he llegado tras años de viajes en cuanto al tema “Maletas”:

EQUIPAJE DE MANO:

1º) Creo que es muy útil siempre incluir un pequeño kit de sobreviviencia en tu equipaje de mano (una bolsita de aseo, muda) por si justamente se pierden las maletas que vas a facturar.

2º) Si voy a hacer escala, personalmente, intento facturar todo lo que puedo para andar más ligera durante las horas de espera pero si veis que vuestra maleta facturada no os llega, recordad que la mayoría de las compañías aéreas permiten viajar con equipaje de mano de entre 8 y 10 kilos.

3º) Puestos a repartir, os aconsejaría llevar siempre las cosas más valiosas con vosotros. ¡Ojo con despistaros en el aeropuerto que los robos son cada vez más sofisticados!

4º) Ya que la mayoría de las compañías son estrictas con las medidas del equipaje en cabina (¡maldito cajón de Ryanair, que aún por encima es más pequeño que el de las demás compañías!) suelo preferir las maletas rígidas con cremallera para evitar que esta ceda al llenarla demasiado (Además pensad que si la cargáis demasiado luego os arrepentiréis cuando tengáis que andar cargando con ella de un lado a otro…).

gato-maleta

Exceso de equipaje incontrolado

EQUIPAJE PARA FACTURAR

1º) La mayoría de las compañías aéreas permiten viajar con hasta 23 kg. ¡Ojo con los excesos de equipaje ya que podéis pagarlo muy caro! (tarifas por kilo)

2º) Teniendo en cuenta, que lo más frágil y/o valioso irá con vosotros (equipaje de mano) facturaréis principalmente ropa por lo que yo, personalmente, suelo viajar con maletas blandas a las que siempre les pongo candado.

Si la rajan para abrirlas, los hechos son muy fáciles de demostrar. Si las tiran de lo alto del avión, no reventarán. Si es blanda, al regresar, dobléis o no dobléis bien la ropa, la maleta estirará y vuestros regalitos siempre podéis colocarlos en el interior (vuestra ropa sucia servirá de “amortiguador” en caso de malos tratos).

3º) ¡No dejéis de tener en cuenta también a dónde vais a viajar! Olvidaos de las maletas con ruedas si pensáis ir a lugares menos “civilizados” y recurrid a mochilas.

4º) Si sois muy desconfiados (Yo sí he recurrido a estos servicios para viajes largos), aquí van más trucos para proteger vuestras maletas:

–        Cintas para maletas (las hay con combinación).

–        Fundas para maletas (Más dificultades para los ladrones y protege el exterior de vuestra maleta de rallazos además de customizarla).

–        Precintar y asegurar vuestro equipaje en el aeropuerto. Secure Wrap or True Star son las empresas más habituales en la mayoría de los aeropuertos en los que estuve. Suele ser caro precintar (entre 6 y 15 euros) y también tenéis la posibilidad de contratar seguro por unos cuantos euros más.

5º) Finalmente, si sois unos paranoicos y no queréis dejar vuestras pertenencias a un aeropuerto ahora existen empresas como Sinmaletas y Serviequipaje que se dedican a sacaros ese peso de encima.

Conclusión: ¡Dejad de agobiaros con vuestras puñeteras maletas y disfrutad del viaje!

2 Respuestas

  1. adOry

    Yo lo de los rollitos lo utilizo siempre (hasta con la ropa limpia) porque me caben más cosas y así no tengo que pensar qué me voy a poner cada día y puedo llevar siempre mis mejores galas conmigo.

    Responder
  2. missmadaboutravel

    Muy buenos consejos! Con las nuevas normativas cada vez más restrictivas de Ryanair hay que ser toda una experta en el arte de hacer la maleta 😉

    Responder

Deja un comentario