museo-pergamo-berlin-alemania

Museo de Pérgamo, Berlín (Foto: skandal00)

Y ahora… ¡A practicar alemán!

Empecé a estudiar alemán con apenas 13 años ya que en Francia, aparte del inglés, era obligatorio estudiar un segundo idioma. Cuando me vine con mi familia a España, al no existir esa opción en el instituto, seguí con el alemán pero esta vez en la Escuela Oficial de Idiomas. En quinto curso, nuestra profesora Sweta, decidió organizar un viaje a su ciudad natal, Berlín. Tras hacer virguerías para juntar el dinero, ¡a practicar alemán me fui!

Berlín es una ciudad que me sorprendió muy gratamente: se trata de un lugar lleno de contrastes. Es una capital extremadamente cosmopolita y bulliciosa donde la historia y el futuro se mezclan de forma fascinante. En el mismísimo centro de Berlín, su catedral, Berliner Dom, nos recuerda con su fachada negra los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y, a su vez, casa perfectamente con los nuevos edificios que la rodean. La modernísima cúpula del Reichstag destaca sobre un edificio original conocido por su ajetreada historia. Las ruinas de lo que queda del antiguo cuartel general de la Gestapo están a un paso de la Postdamer Platz, una zona de densa actividad comercial y cultural, con edificio ultramodernos…

antigua-sede-gestapo-berlin-alemania

Lo que queda de la antigua sede de la Gestapo, Berlín

El famoso Muro no podía faltar. Creo que anduvimos persiguiéndolo por toda la ciudad (al menos los pequeños trozos que siguen existiendo de él) hasta llegar al famoso Check Point Charlie, su famoso paso fronterizo. Visitamos también el Museo del Muro y realmente lo recomiendo. Nos quedamos totalmente anonadados por lo que la mente humana es capaz de inventar para enfrentarse a la represión.

Otra de las visitas que me marcó muchísimo fue la visita al Museo de Pérgamo. A día de hoy, no he vuelto a ver nada igual. La originalidad de este museo se basa en que alberga obras arquitectónicas de varias épocas y países. En su interior nos encontramos con el altar helénico de Pérgamo, la puerta de Ishtar de la antigua Babilonia, el foro romano de Mileto… ¡Simplemente espectacular!

casas-okupas-berlin-alemania

Casas okupas-artísticas en Berlín

Gracias a las recomendaciones de nuestra profesora “nativa”, también asistimos a un concierto en la Filarmónica de Berlín. La nitidez del sonido es tan increíble que tienes la sensación de tener a cada uno de los instrumentos de la orquesta pegados a ti. ¡Estos alemanes sí que saben lo que es disfrutar de la música clásica! 🙂

Durante los últimos días, fuimos a uno de los famosos barrios alternativos de la ciudad, en el Berlín oriental. Nos adentramos en una de las casas okupas que sorprendentemente era un centro sociocultural repleto de exposiciones. Había artistas trabajando, una encantadora cafetería hippy en el que se mezclaban todo tipo de berlineses… ¡Un gran descubrimiento dentro del Berlín más alternativo!

muro-berlin-alemania

Muro de Berlín (Foto: skandal0

Mi acento israelí y yo

El grupo se alojaba en dos hoteles y justo me hospedaba en el hotel distinto al de mis amigos. Después de una tarde paseando por el antiguo Berlín Este, con todos sus edificios de ladrillos rojos y sus peculiares semáforos ¡me perdí al intentar volver a mi hotel! En medio de ninguna parte, con el metro a punto de cerrar y ni un alma por la calle, me vi obligada a asaltar a unas personas que salían de un restaurante.

palacio-sans-souci-postdam-berlin-alemania

Palacio de Sans Souci, Postdam (Foto: skandal00)

Momento de nervios, me lanzo con mi alemán para preguntarles para dónde tengo que ir y me contestan:

–         ¿Eres israelí?

–        (Sandra Pokerface) ¡No, soy española y me he perdido! (con voz compungida, volviendo a ser una niña de 5 años).

Una de las chicas me sonrió al notarme nerviosa, se despidió de sus amigos y me acompañó en coche hasta mi hotel… ¡Para que luego digan que los alemanes no son majos! 😀

La verdad es que tengo muchísima ganas de repetir. Berlín es como bien dije un lugar fascinante. Además no pude ver la famosa puerta de Brandenburgo porque por aquel entonces estaban restaurándola y un horrible toldo la tapaba. Bis bald, Berlin! (Hasta pronto, Berlin!)

7 Respuestas

  1. Aran

    Mira que he recorrido un montón de sitios en Alemania y Berlín lo tengo aún en mi lista pendiente. Del Museo de Pérgamo ya tenía muy buenas referencias, lo que no sabía era lo de los barrios alternativos, qué chulada!

    Y bueno, como buena música (y friki de la música clásica, lo admito) si cuando vaya puedo disfrutar como tú de un concierto de la Filarmónica me muero! Jajajaja

    Un saludo!!! 🙂

    Responder
    • skandal00

      Yo he ido y como ya comento…quiero volver! Creo que como ciudad es una auténtica caja de sorpresas (y seguramente lo que me faltó por ver)! Mola mucho 🙂

      Responder
  2. Belén

    Berlín está bien para visitarlo. 🙂 Para vivir allí… el momento “israelí” no fue casualidad, fue pura estadística.

    Responder
    • skandal00

      Sí! Luego lo entendí. Hay muchísima inmigración turca también. Pero en un momento tan estresante como aquel…imagínate qué cara se me quedó, jejeje 🙂

      Responder
  3. javicas63

    El Museo del Pérgamo me pareció una pasada.También me impresionó muy favorablemente Tacheles aunque no sé si sigue abierto hoy día. La última noticia que tengo es que lo cerraron las autoridades de Berlín y que había habido fuertes protestas al respecto en internet. Saludos viajera!!!.

    Responder

Deja un comentario