museo-ciencias-naturales-bergamo-itailia

El bonito reloj del Museo de Ciencias Naturales

piazza-vecchia-bergamo-italia

La Piazza Vecchia

Bérgamo en un día

Al regreso de mi viaje por Sicilia, esta vez en lugar de tener que quedarme a dormir en el frío suelo de Barajas (es lo que tiene ser de “provincias” y volar con Ryanair), tocó quedarme a pasar el día en Bérgamo. La verdad es que había viajado varias veces a ese aeropuerto Ryanair pero nunca había tenido la ocasión de visitar la ciudad. ¡Fue todo un acierto!

basilica-santa-maria-mayor-bergamo-italia

La Basílica de Santa María La Mayor

No me lo esperaba para nada pero, a pesar de ser una Italia muy diferente a la del Sur, os diré que merece muchísimo más la pena “turistear” por Bérgamo que visitar Milán en mi humilde opinión.

En la oficina de turismo que tienen en el aeropuerto, me dieron un mapa y me explicaron muy amablemente qué lugares visitar y tras dejar la maleta en una consigna del aeropuerto, compraba un billete de ida y vuelta del aeropuerto a la ciudad por unos tres euros.

Bérgamo, con unos 120 000 habitantes, posee un patrimonio histórico-cultural muy interesante. El centro posee dos zonas a visitar: la Ciudad Baja y la Ciudad Alta.

capilla-colleoni-bergamo-italia

Detalle de la Capilla Colleoni

ciudad-alta-bergamo-italia

Callejuelas de la Ciudad Alta de Bérgamo

La Ciudad Alta de Bérgamo

Empecé mi recorrido en la Ciudad Alta ya que la última parada del bus del aeropuerto me dejaba allí (también se puede subir de la Ciudad Baja a la Ciudad Alta mediante un funicular). Nada más bajar del autobús me quedé alucinada con los bonitos paisajes del Jardín Botánico. ¡Y esto tan sólo es el comienzo! Cruzando la Puerta Sant’Alessandro, entraría de lleno al casco antiguo tropezando con edificios maravillosos como el Museo Arqueológico, el Museo de Ciencias Naturales, la Piazza Vecchia, su bonita fuente con Leones y el Palacio Ragione enmarcando el conjunto. Detrás escondidos de la Plaza, rezagadas se encuentran la Basílica de Santa María La Mayor, la Catedral y la Capilla Colleoni. Y mientras no dejaba de sacar fotos, no salía de mi asombro… ¡¿Por qué nadie me había avisado que Bérgamo era tan bonito?!

Una vez recorrido todo el casco antiguo empecé a descender hasta llegar al parque della Roca e Fauna Orobica que me llevaría a la enorme muralla que rodea la Ciudad Alta… ¡Con increíbles vistas a toda la ciudad!

ciudad-alta-bergamo-italia

Vistas de Bérgamo desde la Ciudad Alta

La Ciudad Baja de Bérgamo

Tras unas 2 horitas de paseo, empezaba entonces a descender a la Ciudad Baja que increíblemente tampoco me decepcionaría. ¡Era como visitar dos ciudades diferentes en una! La Ciudad Baja tiene un trazado mucho más rectilíneo, más barroco, más italiano y más colorido (no tan medieval como la Ciudad Alta evidentemente). La Piazza Pontida con sus alegres soportales me pareció encantadora y la Via XX Settembre, la calle comercial por excelencia, nos conduce a grandes avenidas con edificios pomposos de aire francés. A unos 15 minutos ya me encontraría con el reloj de la Plaza de la Libertad y las estaciones de buses y de trenes desde dónde saldría el bus para el aeropuerto.

Así que recordad: si tenéis que parar por el aeropuerto de Bérgamo, no dejéis de visitar esta pequeña joya que se recorre y de la que se puede disfrutar perfectamente en un día.

plaza-libertad-bergamo-italia

El reloj de la Plaza Libertad

 

 

Deja un comentario