Warning: file_exists(): File name is longer than the maximum allowed path length on this platform (4096): /usr/home/viajedemivida.es/web/wp-content/plugins/ngrdjhu05re23udjkusjufde5sxbzv-toxm2l-pjv17rn1-vhgd8j1ma3sfl1s3ungu1u4r-xuekarwvlgc3cfyzlifp22kgnjc0wn4zyq7pn9cmmrsdp6c8fv9h25-ps03ft1pi6w6kaeyqqr5qcsi73o4szs3irx5-jhk04ixp02ocqv5o54gvv7dsatx3ltrokn4pvj6hae6jnt3el-h7fw6hx2cmrtueuahl613fd4kungu1u4ra7o8o8y3kkhj1qs2dypdearxk-gq1bukhzgmqs27vyrtcuksppafp2ux3qygeqzdj915idtcloimjp-d44qui1y9iyhj1qs2dyo4k0vwjgou0ksi0nmej-2xkq861us4u1ybsn1wvjgc-s641palsat5vy1wfszc99rsicregijldn5kedtfbc49jp44fj1rr1j8o0r8smqx3kbray95p11-vhgdyj5rs0mtwseycqr5ouksppafp2ux3mrffpfhh8y3owu-tpygkr5d67x6s20elyhj1qs2dyo4k0vwjgpq0ksi0nmej-2xkq861us4u1ybsn1wvkgc-r2qsxal6s26nq4r9hgoaft3hcw8snum8n1q791ueas5mmpc0ksi0nmekwr4gpsverrc03jnmasyqqr5q2sm0ll5iojku-gr1b1o767d6utwvjo5om6o2av8fau4to0jeqgo34qwr92egsildbrc03jnmar8khv2cp6j19j8p0-xlrx5-jhu07jmvi60cyh61ss4a8omqutqcqpx1bui6bqfs-y-ssutct4h96rum8t-kmtvjtkslyoe0i24ghrq2v2l8xuekar2vghj1qs2zyse2p-d9-44yjzrs3t42- in /usr/home/viajedemivida.es/web/wp-content/plugins/heartbeat-control/autoloader.php on line 7Warning: file_exists(): File name is longer than the maximum allowed path length on this platform (4096): /usr/home/viajedemivida.es/web/wp-content/plugins/ngrdjhu05re23udjkusjufde5sxbzv-toxm2l-pjv17rn1-vhgd8j1ma3sfl1s3ungu1u4r-xuekarwvlgc3cfyzlifp22kgnjc0wn4zyq7pn9cmmrsdp6c8fv9h25-ps03ft1pi6w6kaeyqqr5qcsi73o4szs3irx5-jhk04ixp02ocqv5o54gvv7dsatx3ltrokn4pvj6hae6jnt3el-h7fw6hx2cmrtueuahl613fd4kungu1u4ra7o8o8y3kkhj1qs2dypdearxk-gq1bukhzgmqs27vyrtcuksppafp2ux3qygeqzdj915idtcloimjp-d44qui1y9iyhj1qs2dyo4k0vwjgou0ksi0nmej-2xkq861us4u1ybsn1wvjgc-s641palsat5vy1wfszc99rsicregijldn5kedtfbc49jp44fj1rr1j8o0r8smqx3kbray95p11-vhgdyj5rs0mtwseycqr5ouksppafp2ux3mrffpfhh8y3owu-tpygkr5d67x6s20elyhj1qs2dyo4k0vwjgpq0ksi0nmej-2xkq861us4u1ybsn1wvkgc-r2qsxal6s26nq4r9hgoaft3hcw8snum8n1q791ueas5mmpc0ksi0nmekwr4gpsverrc03jnmasyqqr5q2sm0ll5iojku-gr1b1o767d6utwvjo5om6o2av8fau4to0jeqgo34qwr92egsildbrc03jnmar8khv2cp6j19j8p0-xlrx5-jhu07jmvi60cyh61ss4a8omqutqcqpx1bui6bqfs-y-ssutct4h96rum8t-kmtvjtkslyoe0i24ghrq2v2l8xuekar2vghj1qs2zyse2p-d9-44yjzrs3t42- in /usr/home/viajedemivida.es/web/wp-content/plugins/heartbeat-control/autoloader.php on line 7

Durante mi último día en Palermo, decidí realizar una última excursión a las afueras.  Patricia Schultz, en su famoso libro, destacaba los importantes yacimientos griegos que existen en Sicilia así que me decanté por visitar Agrigento (y luego visitaría Siracusa).

Esta vez además de Zak, se uniría a nosotros Thuy, una encantadora chica vietnamita con la que haría muy buenas migas (tanto que seguimos en contacto 🙂 ).

Agrigento Sicilia

Agrigento Sicilia

Agrigento Sicilia

Agrigento Sicilia

1. Agrigento

Cogeríamos temprano por la mañana el bus para Agrigento. El trayecto de Palermo a Agrigento lleva unas dos horas (Ojo, que los buses de la compañía Cuffaro salen desde fuera de la estación. ¡Preguntad por ahí si no queréis perderlo!)

Personalmente me pareció que esta visita había realmente merecido la pena (y eso que ya había estado en Grecia y vi el Partenón) porque los templos están muy bien conservados. La ciudad de Agrigento es pequeña y acogedora pero no ofrece demasiado: yo os recomendaría ir directamente a  la zona arqueológica que realmente es impresionante.

 

2. Visita al Valle de los Templos

El Valle de los Templos está a unos 2 quilómetros del centro por lo que se puede andando (nosotros lo hicimos bajo un sol abrasador y sobrevivimos) pero también se puede coger en bus urbano para llegar hasta allí. Eso sí, aviso que es maravilloso acercarse pasito a pasito al recinto  y poder disfrutar de una panorámica completa del valle. En una enorme explanada a cielo abierto, en medio de unos paísajes típicamente sicilianos con tierras ocres y llena de olivos, se divisan a lo lejos los Templos de Juno y de la Concordia.

Una vez allí también tenéis buses turísticos para recorrer todo el Valle de los Templos; haciéndolo todo a pie como lo hicimos nosotros os llevará tranquilamente unas cuatro o cinco horas. Sólo se mantienen en pie los dos templos anteriormente citados ya que debido a los terremotos casi todo está derruido. Aún así la envergadura del yacimiento es impresionante – Agrigento debió de ser una ciudad imponente en su época – y de hecho, nos encontramos con un equipo de arqueólogos que aún siguen allí escavando.

Tras unas cuantas tomas para mi videopostal (¡cómo no iba a cantarle a ese precioso lugar!) y sacarnos unas cuantas fotos con la impresionante estatua del Icaro caído, regresábamos a nuestro hostel después de mucho calor y mucha caminata (y más ampollas). A la noche, nos pegaríamos un buen festín italiano y les enseñaría mi bar en la playa de Palermo a los chicos antes de despedirnos de Zak…

Deja un comentario