Y como ya estáis acostumbrados, aquí están los consejos para visitar Malasia, el primer viaje que he visitado durante mi excedencia. Espero que como siempre os resulten interesantes y útiles. 😉

vagones-mujeres-malasia

Vagones para mujeres

1º) Los transportes en Malasia

La primera impresión nada más llegar a Kuala Lumpur (luego descubriría que ocurre en casi toda asia) es que… ¡Vas a acatarrarte a la primera de cambio! Nada más aterrizar en Malasia, como era de imaginar, hacía mucho calor. Lo que no me esperaba es que en los interiores los aires acondicionados estuviesen tan a tope hasta el punto de que tengas que taparte (parece que te metes dentro de una cámara refrigerada).

Otro de las cosas que llamó mi atención es que, al igual en Japón, existen vagones exclusivos para chicas para que en las horas punta, entre tanto empujón, no haya manoseo inoportuno…

Cabe destacar que es muy fácil viajar a través de Malasia: en Kuala Lumpur hay infinidades de líneas y de medios de transportes para llegar a cualquier parte y por el país se viaja de maravilla en bus de lo más cómodos como podéis ver.

autobuses-malasia

El super autobuses malasios. ¡Asientos más cómodos que el sofá de tu casa!

2º) Malasia, un país perfecto para viajeras

Malasia, tal y como ya me había avisado Eva de Una Idea Un Viaje es un destino totalmente girlfriendly. Doy fe. Es un destino perfecto para lanzarse a viajar sola ya que los malasios son extremadamente amables y cortés. Además, aunque se trate de un país islámico, los malasios suelen ser muy respetuosos y abiertos (en la mayoría de las mezquitas te proporcionan sin ningún problema prendas para taparte). Malasia me pareció también un país muy seguro en general. No pase ningún miedo en ningún momento.

3º) Multiculturaridad

Como ya indiqué en un post anterior, Malasia es un país extremadamente interesante debido a la gran mezcla de culturas: conviven malays, indios y chinos en paz y armonía. Todo un ejemplo de integración y convivencia. Lo gracioso es que no dejan de tener una identidad propia y, por lo tanto, muchos de los símbolos actuales de malasia son un mix entre estas varias culturas.

Ejemplo de ello, es que las comunidades indias y malays han aceptado e integrado las tradiciones del año nuevo chino como si fuesen suyas.

desayuno-indio-malasia

Mi primer desayuno en Malasia… me llevaron a un indio

4º) Fusión gastronómica

Y como no podía ser menos, en Malasia, la cocina es fusión. Se comen noodles – herencia de los chinos – pero se adora el picante – herencia de los indios – y a la vez se come mucho pollo (¡nada de cerdo que estamos en país musulmán!). Como en muchos lugares de Asia, id acostumbrándoos de que en la mayoría de los restaurantes sólo te dan tenedor y cuchara sopera ó palillos. Casi nunca te dan servilletas ni suele haber servilleteros en las mesas (nota: recordad de llevar siempre kleenex en el bolso).

5º) Precios escandalosamente bajos

De los tres países de Asia que he visitado, Malasia ha sido dónde menos dinero gasté con diferencia. Tanto el alojamiento como la comida como los transportes tienen precios irisorios por lo que es un muy buen destino a tener en cuenta.

monkey-beach-malasia

Monkey beach para mí… ¡No tiene precio!

6º) Turismo casi sin explotar

A pesar de esos precios tan bajos, Malasia sigue siendo el gran desconocido de Asia. Excepto en Kuala Lumpur y Malaca en los que se centran la mayoría de los turistas (y dónde es más fácil encontrar tours e incluso free tours), se viaja de la mar de tranquilo por todo el país. Se puede perfectamente viajar por libre sin ningún problema.

7º) Sin papel higiénico

La gran mayoría de los baños no tienen papel higiénico (excepto en algún que otro hotel) sino que tienen una pequeña manguera para poder lavarse (chorritos de agua como en Japón, jejeje. Nota: recordad de llevar siempre kleenex en el bolso otra vez).

8º) Enchufes con interruptor

En Malasia, los enchufes son diferentes a los europeos pero no la corriente con lo que basta viajar con un adaptador de clavijas. ¿Qué no funciona el enchufe? Fíjate a un lateral. Todos los enchufes allí tienen interruptor. 🙂

9º) Aire acondicionado o ventilador, unos imprescindibles

El clima en Malasia (y aún más en Singapur) es extremadamente húmedo por lo tanto cuando hace calor, es muy fácil acabar empapado en sudor. Si queréis descansar adecuadamente, recordad siempre de comprobar que vuestra habitación de hotel tenga ventilador o aire acondicionado ya que podrían ser vitales.

10º) Protones que no llevan conductor

Una de las primeras cosas que me hizo gracia al llegar a Malasia es que hay muchísimos coches sin marca (marca blanca). Protón es la marca automovilística preferida ya que se trata de un coche de producción malasia. Recordad que los malasios llevan el volante a la derecha por lo que los primeros días es muy probable que tengáis la sensación de que los coches no llevan conductor, jajajaja.

Por otro lado, la mayoría de los semáforos de todo Malasia suelen tener botón que hay que apoyar para poder cruzar.

coches-proton-malasia

El volante de un Protón

 

Deja un comentario